Culebrilla en el pecho y axila

El herpes zóster es una infección causada por el virus varicela zóster, que es el mismo virus que causa la varicela común. Aunque la varicela haya terminado, el virus tiene la capacidad de seguir vivo en el sistema nerviosos durante años para después reactivarse como herpes zóster. También es conocido como herpes zoster, culebrilla o como Fuego de San Antonio.

 

Este tipo de infección viral se caracteriza por una erupción cutánea roja que puede causar dolor y ardor. El herpes zóster generalmente aparece como una línea de ampollas en un lado del cuerpo, generalmente en el torso, la espalda, el cuello o la cara.

La mayoría de los casos de herpes zóster desaparecen en dos o tres semanas. La culebrilla rara vez aparece más de una vez en la misma persona pero aproximadamente 1 de cada 3 personas puede sufrir del herpes zóster en algún momento de su vida según los institutos nacionales de salud.

 

Síntomas del herpes zóster

Síntomas del Herpes Zóster

En una primera fase y antes de que aparezcan las ampollas o erupciones cutáneas, ya podemos sentir algunos síntomas que pueden variar según la persona… Leer Artículo

 

 

 

¿Como se contagia el Herpes Zóster?

El herpes zóster o culebrilla no es contagiosa para otras personas pero si que lo es el virus que lo provoca, el virus de la varicela zóster. Es decir, una persona que sufra de culebrilla, puede contagiar del virus a otra persona que nunca haya tenido varicela, por lo que esta persona puede sufrir varicela pero no culebrilla… Leer Artículo

Tratamiento del herpes zóster¿Cual es su tratamiento?

No existe cura para la culebrilla, pero se pueden recetar medicamentos para aliviar los síntomas y así acortar la duración de la infección.

Leer Artículo

 

 

Herpes zóster en niños

El herpes zoster es más común en personas con sistemas inmunológicos deprimidos o mayores de 60 años. Es muy raro que aparezca en niños y los síntomas son leves en comparación con lo que puede experimentar un adulto.

Sin embargo, los niños que tienen un sistema inmunitario débil pueden experimentar los mismos síntomas, o más severos que los adultos.

Leer Artículo