Contagio del herpes zóster

El herpés zóster se considera una enfermedad frecuente, ya que afecta anualmente a una de cada 500 personas.

En Europa hay 1,8 millones de casos anuales, cosa nada extraña, dado que cualquier persona que haya sufrido la varicela (en Europa es un 90% de la población) puede desarrollar un Herpes zóster a lo largo de su vida.

En España en 2006 se declararon 177.301 casos de varicela y se calcula que una de cada cinco sufrern el herpes zóster a lo largo de su vida.

pero…¿A quien afecta el Herpes zóster?

La culebrilla afecta por igual a ambos sexos, todas las razas, y también en todas las épocas del año. En cambio, sí que se nota diferencias en la edad.

En bebes lactantes se puede dar si la madre ha sufrido la varicela durante el embarazo, pero es muy raro en general en niños pequeños.

Es más frecuente en personas de mediana edad, aumenta especialmente después de los cincuenta años y la máxima incidencia se da entre personas que están en la ses-entena.

El virus puede estar latente en diferentes personas pero eso no significa que tenga que activarse y desarrollarse igual.

En general se suele activar en momento personales en los que las defensas bajan (inmunodepresión) por una causa u otra (nervios, alimentación no adecuada, otras enfermedades como resfriados, gripes, fiebres, etc.)

Es por eso que las personas mayores, que pueden estar más a menudo con inmunodepresión, son más propensos a desarrolla el herpes zóster.

¿Existen otras causas?

Además de la inmunodeficiencia, otras causas que pueden reactivar los virus son la diabetes, un trauma quirúrgico, la radiación (rayos ultravioleta, la solar de forma prolongada también) u otras infecciones.

¿Como se contagia?

El herpes zóster o culebrilla no es contagiosa para otras personas pero si que lo es el virus que lo provoca, el virus de la varicela zóster. Es decir, una persona que sufra de culebrilla, puede contagiar del virus a otra persona que nunca haya tenido varicela, por lo que esta persona puede sufrir varicela pero no culebrilla.

El virus varicela zóster, se propaga mediante el contacto directo con las secreciones de las ampollas causada por la culebrilla. La persona afectada, no es contagiosa antes de que aparezcan las ampollas y tampoco lo es una vez se han formado las costras, por lo que debemos tener especial cuidado cuando las ampollas están en la primera fase.

Para evitar o disminuir el riesgo de contagio puede seguir las siguientes indicaciones:

  • Tape el sarpullido.
  • Evite rascarse o tocarse la zona.
  • Lávese las manos frecuentemente.

Mientras se sufre el herpes zóster, debe evitar la visita o contacto con:

  • Mujeres embarazadas, especialmente si nunca han tenido varicela o no se han vacunado contra esta.
  • Niños pequeños o bebes.
  • Personas que tengan un sistema inmunitario debilitado como pueden ser personas que estén recibiendo quimioterapia o que tengan el virus VIH.